Durante el mes de noviembre de 2016, coincidiendo con la celebración de la primera edición del Festival Zakatumba, el claustro de la Fundación Sancho el Sabio acogió una exposición de fotografías relacionadas con la cultura de la muerte en la provincia de Álava. Combinando materiales procedentes de diferentes archivos de la ciudad, el visitante pudo conocer antiguas costumbres vinculadas al día de difuntos, fotografías de cementerios e incluso una breve selección de imágenes post-mortem nunca antes expuestas. 

La preocupación por la muerte ha sido siempre una constante en todas las civilizaciones, culturas y sociedades, marcando el ritmo de los principales acontecimientos de la vida. En nuestro presente, la muerte ha adquirido un papel complejo que se debate entre la ocultación y la voluntad de retrasar o modificar su presencia, transformando muchas de las antiguas tradiciones en actos de naturaleza muy diversa. En esta exposición, echamos la vista atrás para conocer de cerca la manera en la que nuestros antepasados gestionaron la muerte, cómo se conmemoraba a los difuntos o las formas de memoria conectadas con el luto y el duelo, a fin de reflexionar sobre la transformación de estos ritos y creencias en nuestros días.  La muestra pretende, además, promover una mirada más abierta y compleja sobre un tema a menudo evitado o postergado. Valiéndonos de una amplia selección de fotografías procedentes de diversos archivos de la ciudad –entre las que se incluyen imágenes de destacados fotógrafos como Gerardo López de Guereñu, Ceferino Yanguas o Alberto Schommer Koch y de los amplísimos fondos documentales de la Fundación Sancho el Sabio, proponemos un escenario privilegiado para festejar la vida mientras pensamos con la muerte. Por último, ¿qué mejor espacio para plantear una exposición de estas características que éste? Un centro de documentación sobre la cultura vasca enclavado en un edificio que, hasta hace menos de dos décadas, cumplía la función de cementerio de la comunidad de las Carmelitas Descalzas. La historia, caprichosa, trae de vuelta a los muertos.